Misión

La misión de nuestra comunidad educativa es la idea motora que explicita el fin que se pretende y la razón de ser de la misma, es decir, el modelo de persona que pretendemos formar. Nuestra misión es:

“Formar líderes cristianos capaces de conformar familias unidas en el amor, desarrollarse profesionalmente en la sociedad del conocimiento, y transformar el mundo participando en una misión evangelizadora de la Iglesia, según la espiritualidad agustina”

  • Líderes: Somos una comunidad educativa, capaces de formar líderes que sean protagonistas del cambio social desde la vocación a la que Dios los llama y la carrera profesional de su elección.

  • Cristianos: La misión principal de nuestra comunidad educativa, es formar cristianos coherentes y practicantes de modo que construyan la civilización del amor. Nuestra razón de ser es la evangelización. Por eso, se debe proponer a toda la comunidad educativa (Estudiantes, Padres de familia, personal docente, administrativo, de mantenimiento y estudiantes egresados) el seguimiento de Cristo como respuesta al hombre de hoy.

  • Capaces de conformar familias unidas en el amor: La crisis familiar ha traído consigo carencias afectivas en sus miembros que los vuelve más vulnerables ante los distintos peligros que les depara el mundo. Cada vez son más los divorcios y las relaciones de hecho (convivir sin estar casado). Ante esta situación, es urgente brindar los recursos emocionales necesarios, fomentando la madurez afectiva y sexual de modo que puedan establecer relaciones interpersonales sanas, basadas en la libertad y en el amor.

  • Desarrollarse profesionalmente en la sociedad del conocimiento: Los egresados deben estar preparados según los requerimientos del mercado laboral y de estudios superiores de modo que puedan triunfar y ejercer el liderazgo al cual están llamados. No basta con que ingresen fácilmente a las más prestigiosas universidades, es indispensable que hayan desarrollado las capacidades necesarias para la investigación universitaria y para la creación de empresas. Para ello, creemos que es indispensable fomentar el inglés como segundo idioma y la computación como principal herramienta tecnológica.

  • Transformar el mundo: Todos los miembros de la comunidad educativa, debemos ser protagonistas del cambio y no dejarnos influenciar por las ideologías imperantes y los vaivenes de la vida. Para ello, es necesario desarrollar la creatividad de modo que podamos ofrecer soluciones innovadoras a los retos y desafíos que el mundo actual nos presenta.

  • Participando de la misión evangelizadora de la Iglesia: Al ser católicos “practicantes”, debemos participar de la vida y misión de la Iglesia. Cada estudiante debe responder a este llamado desde su estado de vida y su profesión

  • Según la espiritualidad Agustina.