Escuela de Padres


PROGRAMA DE ORIENTACIÓN FAMILIAR

Talleres de Padres: “Creciendo juntos”

1. OBJETIVOS

      1.1 OBJETIVO GENERAL

  • Formar integralmente a los padres de familia de acuerdo al enfoque agustiniano.

    1.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Ayudar a los padres de familia a desarrollarse integralmente como personas brindándoles formación que les permitan crecer en sus diferentes dimensiones (espiritual, social, racional, volitiva, emocional y corporal).

  • Fortalecer las familias y matrimonios agustinos a través de una formación que permita a los padres de familia cumplir apropiadamente su rol como esposos.

  • Involucrar a los padres de familia en la formación integral de sus hijos, brindándoles herramientas y orientaciones prácticas que contribuyan a que cumplan acertadamente su rol como padres.

2. METODOLOGÍA

­La metodología de los Talleres de Padres se sustenta en los siguientes elementos:

  • Formación de los padres de familia en sus diferentes roles, como personas, esposos y padres: Considerando que cada persona cumple diversos roles a lo largo de la vida; los talleres de padres buscan brindar formación a los padres de familia de tal manera que puedan cumplir adecuadamente 3 de estos roles: Como personas, como esposos y como padres; por lo que los temas deben brindar formación atendiendo a la realidad de cada uno de estos roles.

  • Formación integral de los padres a través del desarrollo de las diferentes dimensiones de la persona: Los talleres de padres se fundamentan, al igual que nuestro proyecto educativo, en el ‘personalismo agustiniano’, a través del cual, San Agustín sostiene que el hombre es un ser en relación, consigo mismo, con Dios y con el prójimo; de lo cual se desprenden 7 dimensiones de la persona: Espiritual, social, racional, volitiva, emocional, corporal e histórica. Por tanto, los talleres buscan formar a los padres en sus diferentes roles (como personas, esposos y padres), desde las diferentes dimensiones de la persona.

  • Plan formativo de acuerdo a los períodos sensitivos de los hijos: Los diferentes temas de los talleres de padres deben responder no solo a la necesidad de los padres de acuerdo a sus roles; sino también de acuerdo al contexto específico de los hijos, por lo que la determinación de los temas para cada grado debe estar guiado por los periodos sensitivos por los que atraviesan los estudiantes; garantizando así que lo padres cuenten oportunamente con las herramientas necesarias para cumplir acertadamente su rol como padres.

  • Formación secuencial en bloques por niveles: Buscando que los padres de familia atraviesen por una formación completa, los talleres estarán organizados en bloques por niveles y se mantendrá una secuencia que tiene una duración de 2 años (tiempo después del cual los estudiantes cambian de coordinación), garantizando así que no se repetirán temas y se mantendrá una secuencia gradual de temas.

  • Talleres de padres como medio de evangelización: Los talleres de padres no solo son un medio de formación sino además, son un medio de evangelización, por lo que deben incluir (de ser posible) el uso de textos bíblicos y alcances de la doctrina cristiana y del magisterio de la Iglesia Católica en los diferentes temas.

  • Enfoque agustino de los talleres de padres: Los talleres de padres deben invitar a los padres de familia a identificarse con el carisma agustino y con el proyecto educativo del colegio que tiene como razón de ser la evangelización y a vivir de acuerdo a cómo vivió San Agustín, viendo en él un modelo a seguir.

  • Presentación de la información de forma concreta y práctica: A través de diapositivas y utilizando ejemplos de la vida cotidiana para facilitar a los participantes identificarse con el contenido teórico.

  • Uso de recursos didácticos: Para profundizar en los temas existen recursos didácticos que ayudarán al desarrollo de los talleres: Videos, dinámicas personales y grupales, testimonios, fichas de trabajo, reflexiones, compartir en grupos, etc.

  • Testimonio de vida del tallerista o facilitador: El tallerista o facilitador debe vivir coherentemente con lo que presenta en el tema, de tal manera que los participantes vean en él un testimonio de lo que imparte a través del taller.